Receta rica en proteínas de fácil absorción (gracias a la quinoa) y rica en minerales (gracias a las algas)

 

  • 1 taza de quinoa
  • 1 puñado de algas Kombu o Nori
  • 1 chorrito de aceite de oliva.
  • 1 pizca de sal hierbas
  • 2 tomates maduros
  • Verduras al gusto. ( pimiento, calabacín, cebolla…)
  • ½ limón.
INSTRUCCIONES.
  1. En primer lugar debemos lavar bien la quinos. Importante: para que no quede el sabor amargo es imprescindible colocarla dentro de un colador y lavarla debajo del agua frotándola con los dedos durante un par de minutos, para que de este modo elimine la saponina.
  2. Una vez enjuagada la introducimos en la sartén. Las proporciones son: 1 taza de quina por 2 de agua, junto con un puñado de algas.
  3. Cocinamos a fuego lento durante 20/25 minutos, hasta que se haya consumido el agua.
  4. Lavamos y cortamos las verduras en trocitos muy pequeños.
  5. Servimos la quinoa y añadimos las verduras.
  6. Condimentamos con apenas una pizca de sal ya que las algas nos darán mucho sabor.
  7. Agregamos un poquito de aceite de oliva y el zumo de medio limón.
  8. Podéis agregar un puñadito de semillas de cáñamo, levadura nutricional.
  9. Se puede servir la quinoa caliente, o bien dejar enfriar.
mde

mde