Para que los peques nombren lo que sienten: PEQUE-EMOCIONES
¿Has oído, alguna vez, que a manejar las emociones se aprende? Es cierto y cuanto antes, mejor. Por eso PEQUE-EMOCIONES es la baraja de la felicidad para los más pequeños.
Para que conecten con lo que les pasa y sepan qué emoción están sintiendo.
Para que aprendan a expresarlo con palabras.
Para darles alguna pista de qué hacer con las emociones y que no les desborden.

¿CÓMO SE USA ESTA BARAJA?
Son dieciocho postales y cada una lleva su mensaje. Esta baraja está pensada para que sea un adulto el que lea las frases.
Será una lectura en voz alta.
Muy expresiva: representando la emoción con el tono de la voz y con el gesto: en la cara y en el cuerpo. Es muy importante el lenguaje gestual y sonoro que acompaña a las emociones. Ayuda a identificarlas.
Buscaremos, en todo momento, la participación del peque. Será una invitación a que se exprese y responda a lo que acaba de escuchar. También jugaremos a que represente sus emociones.
Es perfecta para usar a partir de los tres años y hasta los cinco o seis. No importa que no sepan leer porque es un adulto el que guía el juego.

¿CUÁL ES SU ASPECTO Y PRESENTACIÓN?
Los mensajes de las postales van escritos en grandes letras mayúsculas, el diseño es colorista y lleva la firma de la ilustradora Marta Virseda.
El papel que usamos en la baraja lo hemos elegido pensando en los peques. No se rompe, si le cae una mancha se puede limpiar con un trapo húmedo, tiene una vida duradera. Es, como veis, un papel a prueba de la curiosidad de los más pequeños.
Te presento la baraja dentro de una cajita de cartón “kraft”. Junto a las cartas o postales — como quieras llamarlas — incluyo un prospecto con las instrucciones de uso.